Escolapias Carabanchel

Eugenia de Montijo, 83 - 28044 Madrid

 Tel. 91 465 44 00

nsepias@escolapiascarabanchel.com

Antoñita Martínez
“Las Escolapias siempre han sido adelantadas a su tiempo y han educado en libertad”
  • Presentación
    Antoñita creció en las Escolapias de Carabanchel. No sólo ha sido profesora durante muchos años en el colegio, también estudió aquí junto a sus cuatro hermanas, una de ellas, Paquita, profesora también durante 45 años. En 1957 hizo la comunión en el propio colegio, donde también sintió la vocación religiosa, y quitando un paréntesis largo de 24 años, en el que fue nombrada jefa de formación de las Escolapias novicias en México y luego provincial, su vida siempre ha estado vinculada a las Escolapias de Carabanchel. Humilde como pocas, le gustaría ser recordada como una profesora que se preocupaba de cada alumno como alguien diferente. Alegre y de corazón abierto, Antoñita puede sentirse orgullosa porque así, exactamente, es como la recordamos todas aquellas personas que tuvimos la suerte de que nos diera clase.
  • ¿Cómo recuerdas la educación que tú recibiste en Escolapias hace tantos años?
    Pues era una educación participativa, alegre. Yo no recuerdo una educación rígida. Siempre estábamos de fiesta. Las mayores hacíamos tómbolas para recaudar dinero para las misiones, y lo pasábamos bomba. Es cierto que eran otros tiempos y la religión se concebía de otra forma, rezábamos el rosario, pero no era una educación basada en el adoctrinamiento. Creo que las Escolapias siempre han educado en libertad. Recuerdo a las monjas de entonces arremangándose los hábitos aquellos que llevaban para jugar al balón con nosotras en el patio. Mis recuerdos de aquella época son todos recuerdos bonitos.
  • ¿Crees que las Escolapias como congregación han sabido evolucionar con los tiempos?
    Sin duda. Creo que las Escolapias han evolucionado siempre. Pero además es que siempre han sido adelantadas a su tiempo. Yo recuerdo que en Escolapias siempre ha habido consejos de centro, mucho antes de que fueran obligatorios por ley, porque siempre se ha valorado la participación de padres y alumnos en las decisiones del centro. Y siempre ha habido jornadas transversales dedicadas al deporte, a la paz, a la ciencia…. Y las monjas siempre han hablado en libertad de todos los temas con los alumnos, y todos los profesores han podido ser libres a la hora de dar sus clases. Creo que en Escolapias el respeto ha sido un valor fundamental en la educación y siempre hemos tenido una mentalidad muy abierta.
  • Tú que llevas muchos años en la educación. ¿En qué crees que ha cambiado más en estos años?
    Han cambiado muchas cosas. Como han cambiado también los niños, sus intereses hoy son distintos. Me da pena ver que hoy hay niños muy desmotivados hacia el estudio, hacia el aprendizaje en general. No valoran las oportunidades que se les abren si tienen una educación, lo ven como una carga y es una pena porque la educación nos hace libres. Y nos hace capaces de hacernos respetar mejor. Hoy veo todo el movimiento feminista, que gracias a Dios hemos evolucionado mucho en este terreno, y pienso que la educación de las mujeres ha servido para que éstas se hagan respetar.
  • Tú en un momento dado decidiste dar el paso hacia una vida religiosa y, además, has sido formadora de novicias en México muchos años. ¿Por qué crees que hoy apenas hay vocaciones religiosas entre los jóvenes?
    Todo está cambiando. En mi generación nos planteábamos dar la vida por Dios. La vocación era algo para siempre y eso es una opción muy difícil de tomar. La Iglesia está evolucionando igual que la sociedad y la opción de para siempre está en crisis, en la Iglesia, igual que en la pareja y en la vida. Antes los matrimonios eran para toda la vida y hoy ya no es así e igual ocurre con las vocaciones. Quizás hay menos vocaciones religiosas para toda la vida, pero cada vez hay más seglares comprometidos que dedican su vida a ayudar a los demás, y cada vez hay más personas solidarias que dedican parte de su tiempo y de su vida a esto, médicos sin fronteras, personas que van a misiones, gente que participa en ONGs…. Creo que el amor cambia a lo largo de la vida e igual que en una pareja hay que ir reconstruyendo el amor en cada etapa, igual ocurre con el amor a Dios. La Iglesia está entendiendo que hay vocaciones de servicio muy útiles al servicio de Dios distintas a las de siempre.
  • Has vivido 24 años en México y conoces de primera mano el fenómeno de la inmigración. Ahora que lo ves de vuelta aquí. ¿crees que España está aceptando bien a sus inmigrantes? ¿La educación española está adaptando bien a los niños que vienen de fuera?
    Aquí sí que falta mucho por hacer. Creo que las parroquias y asociaciones como Cáritas están yendo muy por delante del Gobierno en este terreno y están haciendo un trabajo muy a pie de inmigrante maravilloso. Yo trabajo con un grupo de niños a los que ayudo a adaptarse con sus deberes y veo que necesitarían más atención de la que reciben. Y creo que en la sociedad española hay cierto racismo en el corazón, aunque no se reconozca. Un racismo que no es otra cosa que tratar a los inmigrantes como si fueran inferiores a nosotros cuando no lo son, solo tienen una cultura diferente. Me parece que aún falta mucho por hacer para que los inmigrantes se sientan aquí como en su casa.
  • Mucha gente, hoy en día, siente la Iglesia como algo muy lejano. ¿Crees que la Iglesia se ha alejado de la sociedad?
    Yo creo que si tenemos que volver a empezar de cero pues habrá que volver a empezar. Jesús empezó con 12 apóstoles nada más, y mira donde llegó. La Iglesia tiene que reencontrarse y el amor es la base de todo el camino. Si mantenemos eso, la Iglesia siempre perdurará.
  • ¿Cómo te gustaría que te recordasen?
    Pues me gustaría que me recordasen como una profesora que se preocupaba de cada alumno como alguien diferente, porque eso es lo que siempre he intentado hacer, tratar a cada persona como alguien especial. Me gustaría que me recordasen como una mujer alegre y abierta a la escucha que tenía el amor como base para educar a las personas. Y que era humilde, porque pienso que la educación es acompañar a las personas para que alcancen sus metas, pero el mérito es siempre de ellas, no nuestro. Ah, y que siempre intentó estar actualizada, porque la educación requiere eso, estar siempre actualizados.
Entrevista realizada por PALOMA ABEJÓN

 © Copyright Colegio Ntra. Sra. de las Escuelas Pías 2013 | Aviso legal