Escolapias Carabanchel

Eugenia de Montijo, 83 - 28044 Madrid

 Tel. 91 465 44 00

nsepias@escolapiascarabanchel.com

Daniel Úbeda
Entrevista realizada por PALOMA ABEJÓN
  • Presentación
    Daniel Úbeda Jiménez estudió en Escolapias desde los 3 hasta los 18 años, igual que su hermana. No era de los chicos deportistas a los que se podía encontrar jugando al fútbol en el patio a todas horas (de hecho le tiene un poco de manía al deporte rey), sino que era un niño reflexivo y tranquilo. Estudió el doble grado en Matemáticas y Física de la Universidad Complutense de Madrid, la titulación para la que se pide más nota de corte de todas y en la que solo entran 25 alumnos al año. Y después realizó un máster en Formación del Profesorado. Desde 2018, es profesor de matemática en el colegio San Viator, una profesión que es su vida porque su principal afición es enfrentarse a problemas matemáticos y resolverlos. Lee de todo, ciencia ficción, novela histórica, filosofía o divulgación científica y se define como profundamente religioso o espiritual, ya que aunque se considera cristiano ha leído mucho sobre el zen y el taoísmo y dice tener una espiritualidad abierta y holística.
  • Desde pequeño eras una mente científica. ¿Es duro el patio del colegio para los niños a los que no les gusta el fútbol?
    Creo que puede ser duro, sobre todo cuando eres más pequeño. Al principio intentas encajar como sea, pero yo me di cuenta de que era más feliz haciendo otras cosas y decidí hacerlas. Muchas veces se rieron de mí y puede que en algunos momentos me sintiera solo, pero merece la pena ser uno mismo. Finalmente, encuentras amigos que te quieren tal como eres y desarrollas tu personalidad libremente.
  • ¿Qué recuerdos tienes de tu época en Escolapias?
    Tengo muchos y muy buenos recuerdos. Pasé allí 15 años y siempre tuve claro que era el colegio donde quería estudiar. Recuerdo, sobre todo, clases de excelentes profesores, momentos divertidos con mis amigos en el patio y en excursiones celebraciones religiosas y el grupo Caminando, en el que descubríamos la auténtica espiritualidad. O actividades como el campamento de Trueba y la Pascua de Valladolid. Los educadores y educadoras de Escolapias se esforzaban en formar a personas completas, personas valientes, sin miedo a ser auténticos. Buenas personas, seguidores de los valores evangélicos. Personas formadas y curiosas, con sólidos conocimientos, espíritu crítico e interés por aprender.
  • Ahora que impartes matemáticas en un colegio, ¿Crees que es la típica asignatura que puede gustarte o no dependiendo del profesor que te la imparta?
    Eso lo pienso y lo he pensado siempre de todas las asignaturas. El profesor hace mucho, especialmente en los cursos más bajos. Creo que cualquier materia puede resultar fascinante si el profesor se esfuerza en transmitir su pasión por ella. Por ello, pienso que hacen falta profesores apasionados por sus materias y por la docencia, que enseñen con ilusión, trabajo duro y exigencia (primero personal y luego hacia los alumnos).
  • ¿Cómo son los niños de hoy comparados con los que tu generación?
    Bueno, solo soy 10 años mayor que mis alumnos más pequeños, así que no estoy seguro de que haya muchas diferencias. Sí observo que los niños cada vez buscan más lo inmediato y les cuesta centrarse en algo y dedicarle un tiempo. Me parece que se debe a que el auge de la tecnología (aunque nos trae avances increíbles) nos hace más perezosos y menos reflexivos.
  • ¿Es cierto el tópico de que los matemáticos y físicos son “genios” pero personas despistadas en su vida cotidiana?
    Nunca he sido muy amigo de los tópicos y las generalizaciones, pero creo que muchos matemáticos y físicos son personas tan reflexivas y apasionadas por su trabajo que muchas veces puede resultar difícil sacarles (o sacarnos) del ensimismamiento teórico y traernos al mundo cotidiano. En mi caso personal, es cierto que a veces me cuesta desconectar y relajarme y soy bastante despistado.
  • Si la educación física es obligatoria en el currículum académico ¿crees que el ajedrez también debería serlo?
    Desde que mi padre me enseñó a jugar con 6 años me ha encantado el ajedrez. Opino que, como las matemáticas, ayuda a desarrollar el pensamiento analítico, mantiene ejercitado el cerebro, estimula la creatividad y mejora la capacidad de concentración. No me atrevo a afirmar que deba ser obligatoria en el currículum, pero me parece una magnífica idea incluirla como asignatura optativa para empezar. Sus beneficios están totalmente probados.
  • ¿Qué hace un matemático para disfrutar de su tiempo libre? 
    Pues muchas cosas. Me gusta el ajedrez y los juegos de mesa. Puedo pasarme horas jugando con mis amigos a sofisticados juegos de mesa. Y también me gusta el arte, los conciertos de música clásica, el teatro, algunos espectáculos, ir al cine (y luego cenar fuera), los museos y también los videojuegos. En vacaciones me encanta jugar a videojuegos largos y complejos, pero durante el año también me gusta ver la TV, sobre todo documentales, actualidad política, dibujos animados y comedia para relajarme.
  • Comentabas que eres una persona muy espiritual. ¿Crees que la sociedad actual reflexiona lo suficiente o vivimos tan deprisa que apenas reaccionamos a los acontecimientos sin pensar?
    Desde luego que no. Al menos la sociedad urbana a la que yo estoy habituado. En efecto, creo que vivimos con mucha prisa y no nos paramos a reflexionar, ni a disfrutar de las pequeñas cosas. Me parece muy necesario encontrar momentos para orar, desconectar, relajarse o pensar sobre nuestras acciones. Es difícil, porque nuestro entorno no invita a ello.

 © Copyright Colegio Ntra. Sra. de las Escuelas Pías 2013 | Aviso legal