Escolapias Carabanchel

Eugenia de Montijo, 83 - 28044 Madrid

 Tel. 91 465 44 00

nsepias@escolapiascarabanchel.com

Elena Fernández Bioanalítica En Escolapias nos formaron como personas y eso nos dio unos valores que son una seña de identidad allí donde vayamos.
Entrevista realizada por PALOMA ABEJÓN
  • Presentación
    Elena Fernández representa como nadie el espíritu abierto que inculcan las Escolapias. Cuando el término movilidad laboral estaba aún sin inventar ella ya tenía claro que el mundo era muy grande y que ofrecía más oportunidades de las que parecía. Comenzó con una beca Erasmus en Turín, Italia, durante la carrera y de ahí hasta Suiza, donde vive desde hace 15 años. Se define como eficaz y resistente. En su vida, todo ha sido ir buscando siempre nuevos horizontes. Madre de un niño, es experta en bioanalítica y trabaja en Roche, una de las tres farmacéuticas más importantes del mundo y la número 1 en tratamientos para oncología. Nacida en el año 1969, Elena Fernández despuntaba ya de pequeña con buenas notas. Decidió estudiar Biológicas y optó por la especialidad de bioquímica y biología molecular. Le gusta trabajar en equipo y tiene esa mente abierta que da haber sido educada en libertad y haber convivido con distintas culturas. Habla inglés, alemán e italiano.
  • ¿Cómo acabaste en Suiza, tras pasar por Alemania y otros países?
    Antes de vivir en Suiza estuve trabajando en Heidelberg, Alemania, en el Laboratorio de Biología Molecular Europeo (EMBL). Me fui con una beca postdoctoral por dos años y al final fueron cuatro y pico. Acabado ese periodo mi novio se trasladó por trabajo a Suiza y un tiempo después me trasladé yo también a Suiza con una segunda beca postdoctoral en la Universidad de Zurich (ETH).
  • ¿Cuántos años hace que vives en Suiza?
    Llegue a Suiza en Noviembre del 2003. Así que va a hacer 15 anos que vivo en Zurich, Suiza. Increíble cómo pasa el tiempo. No me he dado ni cuenta! Podría ser una suiza más. A partir de los 12 años de residencia se puede solicitar la nacionalidad suiza, aunque de momento sólo tengo la española.
  • ¿Cómo es criar a un hijo sin ayuda de abuelos ni amigos?
    Si, hay momentos buenos y no tan buenos, imagino que como hubiese sido si me hubiese quedado en España. Pero vivir a dos horas de avión de Madrid y en el siglo XXI no es como era antiguamente. Y afortunadamente mi sueldo me ha permitido venir bastante a menudo a España, tres o cuatro veces al año como mínimo. Las circunstancias te hacen organizarte de otra forma con nuevos amigos y vecinos. Pero sí, hay momentos que si que he echado en falta a mi familia y amigos.
  • ¿Cómo valoras la educación recibida en Escolapias?
    Desde la perspectiva que me ofrece el tiempo y la distancia, estoy muy orgullosa de la educación que he recibido en las Escolapias. El nivel académico puedo decir ahora que fue alto y eso me ha permitido competir con otros estudiantes no sólo de España, si no de otros países. Pero la principal característica de mi educación en las Escolapias fue la formación integral. Nos formamos como personas y eso nos dio unos valores que son una seña de identidad allí donde vayamos. La verdad es que fue un acierto que mis padres eligieran Las Escolapias para mi educación. La educación hoy en día es muy diferente a la que tuvimos hace 40 años, no puede sorprendernos, el mundo ha cambiado vertiginosamente. Mi hijo usa mucho las nuevas tecnologías en el colegio y más el razonamiento y menos la memoria. A nivel personal, también les educan en la diversidad y la globalización. En casa intento transmitirle los valores en los que me educaron mis padres y las Escolapias.
  • ¿Qué es lo que más te marcó de tu paso por las Escolapias?
    La honestidad, el respeto a los diferentes, la búsqueda de la justicia y el espíritu crítico. Que la verdad no es única sino poliédrica. Estos son los valores que aprendí en las Escolapias y me han acompañado siempre. Por supuesto mis compañeras de clase y los profesores me han marcado y siguen en mi recuerdo. Fueron trece años de mi vida que permanecen en mi memoria. Con algunas compañeras de clase sigo teniendo contacto y tenemos incluso un grupo de Whatsapp.
  • ¿Qué es lo que más echas de menos de España?
    Aparte de los tópicos (el clima, la comida), lo que más echo de menos es la vida social, la forma de ser española, la alegría, la pasión y la flexibilidad.
  • ¿Cuál es tu mayor logro en el campo de la bioquímica y biología molecular?
    Mi mayor logro ha sido trabajar en lo que me gusta y disfrutar trabajando. Por supuesto, pensar que mi trabajo ha contribuido o contribuirá al desarrollo de nuevos medicamentos que ayudan a mejorar la calidad de vida de miles de personas es muy gratificante.
  • ¿Orgullosa del trabajo de tu departamento para enfermos hemofílicos?
    Si, estoy muy contenta de haber participado en el desarrollo clínico de un nuevo medicamento para los pacientes con Hemofilia A. La molécula es un anticuerpo monoclonal bi-específico (emicizumab) que mimetiza al factor VIII del que carecen estos pacientes. Este medicamento supone una mejora en la calidad de vida de estos pacientes, ya que hasta ahora el medicamento estándar debía administrarse de forma intravenosa todos los días y ahora con Hemlibra (emicizumab) la administración se realiza subcutáneamente una vez al mes. Para algunos pacientes que habían desarrollado inhibidores del factor VIII recombinante con el que se les trataba (unos 25% de los pacientes), Hemlibra es hoy en día la única forma de tratamiento. Con Hemlibra el numero de sangrados se ha reducido significativamente incluso a cero en algunos pacientes. Muchos pacientes y niños pueden llevar una vida normal que hasta ahora no era posible. Hemlibra fue aprobado por la FDA en Noviembre del 2017 para los pacientes con inhibidores y ahora en Octubre 2018 para todos los pacientes con la enfermedad. Es un privilegio participar en un proyecto varios anos y conseguir que resulte aprobado. La mayoría de las moléculas en investigación y desarrollo (9 de cada 10) nunca llegan a las farmacias.
  • En España, ¿habrías llegado profesionalmente tan lejos?
    Es muy difícil predecir que hubiese pasado si mi hubiese quedado en España o si hubiese regresado. Lo que sí se es que el centro de Investigación de Glaxo Smithkline donde realicé mi tesis doctoral se cerró hace un ano y medio y muchos de mis ex-compañeros están en el paro. El CNIO (Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas) ha perdido muchos de sus trabajadores en los últimos años y les es muy difícil obtener financiación. En general, por desgracia, en España no hay muchas empresas farmacéuticas y la ciencia no esta valorada. Hubo unos años, entre el 2002 y el 2008, en los que la inversión en investigación mejoró notablemente y muchos investigadores que estaban fuera regresaron a España, pero luego, cuando llegó la crisis, se paralizaron muchas de esas inversiones. Suiza, con 8 millones de habitantes, cuenta con 2 multinacionales farmacéuticas que están entre las top 10. Hoffmann- La Roche, la compañía en la que trabajo, tiene más de 120 años de historia y 90.000 trabajadores en todo el mundo
  • ¿La neutralidad suiza es compatible con la furia española?
    La neutralidad no existe. Yo diría que Suiza es un país equilibrado, con un sistema político en el que las mayorías absolutas no existen y en el consejo federal hay representación proporcional de todos los partidos. Es un sistema complejo y lento, pero efectivo.
  • ¿Te arrepientes de haber abanonado tu país?
    Realmente no es una decisión que se toma en un momento determinado, la vida te va poniendo decisiones en tu camino y se va haciendo camino al andar. Tampoco siento que he abandonado mi país, sigo mucho al día de todas las noticias, de la actualidad política. Me siento muy unida a mi país. Pero contestando a tu pregunta, creo que ha valido la pena haber recorrido este camino, ha sido una oportunidad no sólo desde el punto de vista profesional, sino también personal. He conocido mucha gente muy diversa que me han enriquecido y he estado en situaciones que me han fortalecido como persona.
  • ¿Te gustaría volver a vivir en España?
    Por supuesto, seguramente acabaré viviendo en España cuando me jubile, por lo menos temporaditas en la playa.
  • ¿Cómo ves la situación política en España desde Suiza?
    Suiza es uno de los pocos países del mundo, si no el único, que tiene democracia directa. Para llevar a cabo cualquier cambio en la constitución es obligatorio un referéndum. Es admirable y debería ser un ejemplo a seguir. La participación ciudadana debería incrementarse en España, hoy en día con las nuevas tecnologías es factible. Dentro de que es un país relativamente conservador, Suiza es un país con altos niveles de igualdad, con un salario básico alto que permite un nivel de vida alto a todas las clases sociales, incluso a gente sin formación académica. Los niveles de paro son bajísimos, menos del 3%. En un país de 8 millones de habitantes en el que conviven cuatro idiomas y 26 cantones de carácter federal. Es un país muy descentralizado, pero que funciona muy eficientemente y sin conflictos. Sin embargo, la situación de la mujer en Suiza deja mucho que desear. Las mujeres son bastante dependiente económicamente del hombre. Las mujeres con hijos trabajando al 100% son una excepción. En ese sentido me he sentido una excepción cuando mi hijo ha sido pequeño. La política en España es vibrante, la sigo día a día. Considero que estamos viviendo una segunda transición, con un parlamento más plural y dinámico. Una situación muy interesante.

 © Copyright Colegio Ntra. Sra. de las Escuelas Pías 2013 | Aviso legal