Escolapias Carabanchel

Eugenia de Montijo, 83 - 28044 Madrid

 Tel. 91 465 44 00

nsepias@escolapiascarabanchel.com

Rafael Álvarez
“En Escolapias aprendí el valor del esfuerzo diario, el respeto al compañero y al profesorado, la solidaridad y la generosidad”
  • Presentación
    Rafael es de la generación de la Expo y las Olimpiadas (1992). Lo que más recuerda del colegio es el excelente ambiente que tenía con sus compañeros en Bachillerato, sobre todo porque venía del Santa Beatriz y venir de fuera puede ser duro. Para él y para su hermano, que hizo el mismo recorrido, no lo fue. Estudió Ingeniería de la Energía e Ingeniería Industrial en la Universidad Politécnica y allí fue delegado de clase porque aprendió en Escolapias, donde también lo fue, la importancia de la representación estudiantil. Actualmente trabaja en OMIE como operador del mercado ibérico de la electricidad y entre sus hobbies destaca, entre otros, hacer maquetas de barcos.
  • ¿Cuál es tu mejor recuerdo de tu paso por Escolapias?
    Bueno, yo creo que me llevo muchos buenos recuerdos, y eso me hace complicado seleccionar uno por encima del resto. Si tuviera que elegir, probablemente me quedaría con cuando hicimos el Camino de Santiago, por las relaciones humanas que pude cultivar allí y que a día de hoy conservo. Pero lo que me hace tener un gran recuerdo global de mis años allí es el gran ambiente con mis compañeros y las buenas relaciones, en general, con los profesores.
  • Trabajas como operador del mercado ibérico de la electricidad. ¿En qué consiste tu trabajo?
    Mi trabajo consiste en llevar y controlar los procesos necesarios para establecer un precio de la electricidad en la península ibérica. En España, el mercado eléctrico está, a efectos prácticos, unido con el de Portugal; por ello siempre se habla de mercado ibérico. En detalle, los operadores monitorizamos la oferta y la demanda de electricidad, en varios mercados distintos, y seleccionamos las ofertas de las empresas eléctricas más competitivas mediante subastas. En otros mercados, las eléctricas compran y venden directamente energía entre ellas, bajo nuestra supervisión. Toda esta información la transmitimos a Red Eléctrica de España, y ellos se aseguran de, partiendo de estos datos, asegurar el suministro en toda España.
  • ¿Y puedes explicarnos por qué la luz sube de esa forma cada año?
    Bueno, es que la electricidad no sube de precio todos los años sistemáticamente… depende mucho de factores sobre los que es complicado influir. Para empezar, el principal mercado eléctrico, el diario, funciona a nivel europeo, procurando la máxima igualdad entre los precios de toda Europa en la medida en la que la red eléctrica existente lo permite. También hay grandes fuentes de energía como la eólica o la hidráulica, que dependen fuertemente de factores atmosféricos y que tienen gran impacto en el coste de la electricidad. El precio del gas, por ejemplo, también es importante, pues es materia prima de varias centrales. La energía nuclear, una de las más baratas, apenas puede aportar aproximadamente el 20% de lo que España suele necesitar. Como se puede ver, dependemos en gran medida de factores políticos y atmosféricos. Además, poca gente sabe que el coste de la luz es diferente cada hora, y que puede cambiar de precio en unos mercados y otros. Eso hace que, en resumen, haya horas muy costosas debido a una enorme demanda, pero en compensación hay otras horas del día en las que el coste de electricidad es considerablemente más bajo. Adaptando muy ligeramente nuestro consumo hacia estas horas y con la tarifa adecuada, se puede lograr ahorro. 
  • Fuiste delegado de curso en Escolapias. ¿Es difícil representar al resto de compañeros?
    No considero que sea difícil, pero sí creo que es una responsabilidad que es necesario asumir, ser consciente de ella, y en consecuencia hacer tu labor lo mejor posible. Yo trataba de ser una voz que representase fielmente a mis compañeros, pero a la vez alguien sensato que adaptase esa “voz” y la transformase en propuestas posibles que trasladar a los profesores. Creo que al final era positivo para todo el colegio que a los estudiantes se nos dejase decidir ciertos aspectos que mejoraban nuestra experiencia en el colegio: el horario de los exámenes, aspectos de nuestra graduación...
  • Imagino que también será gratificante. ¿Algún logro de aquella etapa?
    Yo recuerdo con mucho cariño a Nieves, brillante profesora de Matemáticas y Física, que durante mi etapa era Jefa de Estudios. Suya era pues la responsabilidad de elaborar el calendario de exámenes cada trimestre, y que un año decidió, a petición mía, permitirnos elaborar una propuesta a los estudiantes. Los delegados de las diferentes clases (Tecnológico, Salud, Sociales y Humanidades) tuvimos que negociar el horario de las asignaturas comunes y organizar el resto de forma que fuese posible hacerlos todos a lo largo de cuatro días, y que además resultara positivo para los estudiantes. Por ejemplo, recuerdo que siempre había consenso en poner el examen de Lengua Castellana y Literatura el primero, por la gran cantidad de estudio que suponía la Literatura. No sé si posteriormente tuvo un impacto muy grande en los resultados, pero el hecho de que Nieves nos dejase hacer el calendario de exámenes durante ese año fue muy gratificante.
  • ¿Por qué te decidiste por Ingeniería de la Energía?
    Siempre tuve cierta predilección por la energía, por las diferentes fuentes de energía y la tecnología necesaria para explotarlas. En concreto, la energía nuclear, que siempre me ha resultado fascinante. Además, creo que es un sector con un gran futuro, dada la transición energética que debemos afrontar en los años venideros. Todo ello me llevó a interesarme por la Ingeniería, y en concreto, por la Ingeniería de la Energía, que se engloba dentro de la Ingeniería Industrial. Aunque era una carrera nueva, surgida con el nuevo Plan Bolonia, tengo la suerte de poder decir que tanto mis estudios como ahora mi trabajo en el sector han satisfecho mis expectativas.
  • De todo lo que aprendiste en Escolapias, ¿qué crees que sigues conservando?
    Pues, por un lado, los valores. Creo que en el colegio se transmitían valores fundamentales para cualquier persona y para la sociedad: el esfuerzo diario, respeto al compañero y al profesorado, solidaridad y generosidad con los más necesitados pero también con los más cercanos… Aunque no siempre es posible o fácil, intento conducirme por aquellos valores. Y por otro lado, la base de conocimientos que allí aprendí siguen siendo la base sobre la que construí después mi carrera y considero que los uso día a día. 
Entrevista realizada por PALOMA ABEJÓN

 © Copyright Colegio Ntra. Sra. de las Escuelas Pías 2013 | Aviso legal