Escolapias Carabanchel

Eugenia de Montijo, 83 - 28044 Madrid

 Tel. 91 465 44 00

nsepias@escolapiascarabanchel.com

Raquel Checa
“Todavía queda mucho por hacer para que se alcance la igualdad entre sexos” Entrevista realizada por PALOMA ABEJÓN
  • Presentación
    Raquel Checa Martín entró en Escolapias con 4 años y se fue con 17. Confiesa que sus recuerdos de Meli, Madre Modesta, Ovidio, Antoñita y cómo no, Isolina, la directora, siempre han formado parte de su vida, que ahora transcurre en Molina de Aragón (Guadalajara), el pueblo de su abuelo paterno que siempre sale en los telediarios por ser en el que más frío hace de España. Estudió Psicología y lleva 20 años trabajando de educadora en los Servicios Sociales de Molina. Guarda como un tesoro el broche que le dieron al abandonar el colegio con el símbolo de Escolapias y el lema “Recordar es volver” y gracias a la tecnología mantiene el contacto con sus amigas de entonces: Cristina Alonso, Sonia Nevado o Mónica Coronado. Casada y con tres hijos, tuvo que acostumbrarse a pasar de una gran ciudad como Madrid a un pueblo de 3.400 habitantes, pero ahora no cambiaría su vida tranquila en Molina.
  • Te trasladaste a vivir a Molina de Aragón por amor. ¿Fuiste una valiente o una inconsciente?
    Cualquier cambio en la vida supone un reto sobre todo cuando dejas atrás a tus amigos/as y a tu familia y comienzas tu vida en un sitio nuevo. Siempre hay que ser valiente y mirar para adelante.
  • A día de hoy, ¿Dónde crees que se vive mejor, en una ciudad o en un pueblo?
    Yo nací y viví en Madrid hasta los 28 años y comparo mi infancia con la de mis hijos y no tiene nada que ver. Mis hijos han jugado libremente por las calles, han construido cabañas, van en bici o patines a todos los lados, a los 10 años ya han ido solos a jugar con sus amigos/as. Es una infancia donde aprenden antes a ser autónomos y disfrutan mucho más de la calle y de los juegos y de los amigos/as. Cuando son pequeños mejor calidad de vida en el pueblo, al tener más libertad y seguridad, disfrutan mucho más, pero cuando tienen 17,18 años el pueblo ya se les queda pequeño y si quieren seguir estudiando tienen que salir a estudiar fuera, y esta época es difícil para los padres porque salen muy jóvenes y ya se va produciendo un desapego. Es verdad que los pueblos ahora tienen más recursos y servicios pero aun así el principal problema es el trabajo y si no hay trabajo no se queda gente y sin gente también se reducen los servicios.
  • Afortunadamente hoy las oportunidades en los pueblos son muchas más que hace unos años. De hecho tu hijo mayor, Rubén, está estudiando en EE.UU. ¿Cómo lo llevas?
    Lo llevamos bien porque hoy en día con washap, internet y las tablets, es como si estuviera aquí mismo. Rubén tiene 16 años y está estudiando el equivalente a 1º de Bachillerato, con una familia. Al principio cuando se fue, pasamos muchos nervios porque te planteas un millón de preguntas :¿qué tal será la familia?, ¿qué tal le irá?, ¿se adaptará él a la familia y la familia a él?¿estará bien en el Instituto?....., pero la familia con la que esta es gente maravillosa que le han acogido como otro hijo, por eso ahora estamos tranquilos y el tiempo se pasa volando, dentro de tres meses ya estará aquí.
  • Tengo entendido que eres muy reivindicativa y solidaria y que no hay manifestación en la que no se te encuentre. A pesar de que la sociedad ha avanzado mucho, ¿te parece que hay más o menos motivos que hace años para luchar?
    Siempre hay motivos para luchar y más en las zonas rurales donde uno de los grandes problemas es la despoblación lo que conlleva menos servicios, médicos, educativos, sociales y administrativos. Por esos estamos luchando en estas zonas por un trabajo y unos recursos dignos. Os invito a buscar en internet la rumba rural, una rumba que han hecho unas compañeras y que reivindica la calidad de vida de las zonas rurales frente a la ciudad y nuestra lucha.
  • ¿Crees que la educación que recibimos en Escolapias, a pesar de ser un colegio sólo de chicas en su día, fue feminista?.¿Crees que fueron unas avanzadas nuestras madres Escolapias en su época?
    Creo que aunque la educación diferenciada por sexo no responde a la realidad de la vida, y hoy en ia es una ideología obsoleta, considero que las Escolapias de Carabanchel en aquella época sí que nos trasmitían y nos motivaban para estudiar, seguir una carrera y ser independientes económicamente. Al ser todo chicas no existía ninguna comparación directa o indirecta de lo que podíamos hacer o no solo por nuestro sexo, porque lo podíamos hacer todo.
  • ¿Que te parece todo el movimiento feminista que se está viviendo?
    Por fin se empieza a tomar conciencia de todo lo que es y supone el movimiento feminista, pero como he dicho al principio se está empezando, todavía queda mucho por hacer y muchos años para que se reconozca e interioricemos los mismos derechos entre hombres y mujeres, además en las zonas rurales todavía la brecha entre hombre y mujeres es mas visual porque los focos de trabajo siguen estando muy diferenciados en la agricultura/ganadería y albañilería sigue siendo trabajos de hombres y el de las mujeres sigue siendo el cuidado a través de residencias, viviendas de mayores o internas.
  • Tu trabajo en los servicios sociales te permite estar en contacto con los mas desfavorecidos. ¿Crees que tu educación en Escolapias te ha marcado a la hora de dedicarte a una profesión tan social?
    Por supuesto, siempre recuerdo con mucho cariño cuando llegaba alguna de las monjas de misiones y se pasaba por las clases con las diapositivas, enseñándonos otros mundos, otras realidades en donde la solidaridad, el compromiso y la esperanza marcaban el día a día. Todos estos valores creo que son los que han marcado mi vida y hacen que recuerde los años de colegio como los más especiales de mi vida.
  • Si tuvieras que quedarte con el mejor recuerdo de aquellos años ¿Cuál sería?
    Es difícil de decir porque hay muchos recuerdos. Como cuando íbamos de excursión a la Acebeda, o los ratos en el recreo en ese inmenso patio con su pino gigante y su fuente. O cuando llegaba los preparativos de la fiesta fin de curso, o San José de Calasanz ,o el viaje de fin de curso en tercero de BUP a Sevilla, en fin son muchos los recuerdos de mi vida en el colegio y no sabría con que recuerdo quedarme, pero lo que sí ha perdurado de esos años en mi vida son mis grandes amigas: Cristina Alonso, Sonia Nevado, Mª José Coronado y Mónica Coronado.

 © Copyright Colegio Ntra. Sra. de las Escuelas Pías 2013 | Aviso legal